Durante la sesión, nuestra masajista utiliza aceites esenciales de distintas fragancias y con propiedades relajantes que le permiten  que los gestos fluyan más. La técnica consiste en alternar movimientos fluidos, ligeros o más profundos, que se concentran principalmente en la superficie de la piel. Estos son gestos lentos, que envuelven completamente el cuerpo.

El masaje incluye una bata y ropa interior descartable.
Después del tratamiento, se servirá una taza de té de hierbas frescas en el jardín o en la terraza.